ARCHIVO DE NOTICIAS: UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA
PIURA
2008_ABRIL_23_Miercoles
Diario: EL TIEMPO
Pág. 04 Local

AMPLIAR IMAGEN

Doctor Francisco Bobadilla
“La corrupción no se frenará poniendo más controles”

El doctor Francisco Bobadilla, especialista en Antropología y Ética Humana de la Universidad de Piura, opina que los controles normativos no son suficientes para combatir la corrupción. Según él, además es indispensable la capacitación en valores de nuestros funcionarios. Renato Velásquez.

El doctor Francisco Bobadilla ha dictado programas de formación ética para funcionarios públicos en todo el país, en instituciones como EsSalud, PetroPerú y la Sunat. Por ello, su mirada es optimista en cuanto al futuro, si la sociedad peruana se propone formar a las futuras generaciones en valores éticos, además de técnicos.

Francisco Bobadilla argumenta que los controles legales anticorrupción no son suficientes si no los acompaña una formación valorativa de los funcionarios públicos.

¿Por qué existe la percepción de que en las entidades del Estado campea la corrupción?
Es un tema de estructura del Estado. A partir de los 90 hemos tomado una postura económica liberal en el país. Y el modelo de organizamos políticamente es liberal también, lo cual supone un sistema de controles externos. Tenemos un modelo de hacer país y sociedad a base de imponer controles más fuertes.

Por ejemplo, APEC. Policías por todos sitios y, en efecto, no ha habido problemas con ningún delegado extranjero. Si se retira la Policía, los ladrones y atracos aparecerán por todo sitio. Es decir, actualmente necesitamos poner controles para que la corrupción no aparezca.

¿Es realmente necesario tanto control?
En el fondo estamos bajo un paradigma que dice que todos somos egoístas: cada cual va a lo suyo y la única forma de que las cosas funcionen es poner controles para que todo el mundo pueda observarte. Por eso todas las instituciones tienen ahora una web de transparencia: un sistema para que todo el mundo esté mirando, una especie de “pórtate bien, te estamos observando”.

Pues este modelo no funciona, porque siempre habrá un sistema para burlar todos los controles que se impongan. Y, de hecho, los corruptos encuentran ese sistema. La corrupción no se frenará poniendo más controles.

Entonces ¿Cuál es el problema? ¿Se va a solucionar poniendo cada vez más controles?
Por ahí no va. Somos sólo una república de nombre, pues serlo de verdad supone que junto a la norma exista también la buena costumbre de cumplir esa norma. O sea, no hay buena norma que aguante si sus portadores no son buenas personas.

En el fondo, lo que estoy diciendo es que hacen falta virtudes. Nos hemos dedicado a establecer controles mediante leyes, pero nos hemos olvidado de las virtudes. Si no se siembran virtudes, no hay Estado de Derecho que resista, por muchas buenas normas que se promulguen.

¿Pero para ver los resultados tendríamos que esperar generaciones mejor formadas?
Claro, es un trabajo de largo plazo. No hay que tapar el sol con un dedo. No debemos creer que por poner leyes más rígidas y botar a patadas a los corruptos vamos a acabar con la corrupción. Para solucionar el problema a largo plazo debemos darle educación a la gente, volver a formarle el carácter. Los colegios aún siguen en esa labor, pero las universidades ya no forman en valores.

El hecho de que la sociedad actual esté acostumbrada a prácticas corruptas como coimas y trámites ilegales, ¿no influye negativamente en las futuras generaciones?
Afortunadamente tenemos la libertad. Aunque los condicionamientos externos son importantes, y el mal ejemplo puede llevar a prácticas corruptas, también es verdad que es posible desprenderse de ese círculo vicioso. Es posible romperlo y convertirlo en un círculo virtuoso, lo cual es tarea de todos.

¿Somos una sociedad corrupta?
Para nada. Yo soy bastante optimista pese a que vemos lo que vemos. Es un momento de crisis, pero no es una crisis que defina el perfil del peruano. Hay que apelar a los buenos hábitos que tenemos para con ellos opacar a los malos. Si coordinamos todos los esfuerzos aislados que tenemos vamos a salir adelante, pero va a tomar tiempo.

LAS FRASES DE BOBADILLA
“Las universidades se han olvidado que tienen que formar el carácter de la gente. Y los programas de capacitación no tienen que ser solo de aspectos técnicos”

“Al Estado le tiene que importar tanto que el funcionario sepa su oficio como que sea buena persona. Entonces el Estado debe gastar para que el chico que sale de la universidad sea buena persona”

“Si me preocupo solamente porque la sociedad funcione técnicamente bien y no porque tenga valores, la corrupción será pan de todos los días”

“Junto a las competencias operativas hay que darle a los funcionarios competencias valorativas o éticas. Debemos volver a eso”

“Llevamos años intentando diseñar un sistema anticorrupción. El mismo autogolpe de Fujimori, según él, era una forma de sacar a los políticos corruptos del poder. Tenemos años en esto, sin embargo, sigue habiendo corrupción”.


Francisco Bobadilla argumenta que los controles legales anticorrupción no son suficientes si no los acompaña una formación valorativa de los funcionarios públicos.

 

DESCARGAR PDF DESCARGAR WORD
 
SUBIR
ACCESO PRINCIPAL