ARCHIVO DE NOTICIAS: UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA
PIURA
2008_JUNIO_18_Miércoles
Diario: CORREO
Pág. XX Actualidad

AMPLIAR IMAGEN

INVESTIGACIÓN, INVESTIGADORES Y UNIVERSIDAD

La Columna
Ricardo Pineda Milicich

La investigación es el motor del desarrollo, y quienes así lo han comprendido han desarrollado, con la única excepción de los recursos naturales, todo lo que podemos ver, sentir, manejar en nuestra vida diaria, personal o laboral, que ha sido producido merced a la investigación científica.

Si quienes llegan al poder político y a la administración pública, tuvieran conciencia de esto, otro sería cantar. Lamentablemente aquellos son, por lo general, con honrosas excepciones, los que reptan por los vericuetos de la política malsana. Y cuando esta situación ocurre en una universidad, el daño que se causa es inmenso.

En la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Piura, el precursor y promotor de la Investigación científica fue Don Manuel Moncloa y Ferreyra, de tan grata recordación, quien, en los primeros años de la entonces Escuela de Agronomía se rodeó de verdaderos docentes investigadores como Juan Herrera, Rodrigo Cava, Augusto Delgado y otros, que sí hicieron investigación seria, rigurosa, científica.

En un segundo momento se logró también, en esa facultad, una generación de investigadores del mismo corte, de los cuales en este instante sólo he de mencionar a Raúl Nieves (Q.E.P.D.), quien dedicó su vida a la investigación del algodonero, con una voluntad, esmero y rigor encomiables. Dios quiera que resurjan investigadores de esta estirpe, en nuestra querida facultad. Un sentido homenaje para Raúl Nieves y sinceras condolencias para su familia.

Las políticas de quienes no entienden la necesidad de mantener en un nivel digno a los docentes universitarios, para que enseñen e investiguen con tranquilidad, llevaron a un desbande a los mismos. Con saña increíble les fueron recortando las alas, las manos: Se eliminaron las bonificaciones por dedicación exclusiva, por maestrías y doctorados, se los arrinconó en cuchitriles mientras la “Alta administración” gozaba de alfombras y cortinas.

Se los forzó a buscar actividades paralelas fuera de la universidad para poder nivelar su presupuesto.

Esto dio el insólito caso, en una oportunidad, de tener que prácticamente volver becas, dado que los docentes tenían ya otros compromisos contraídos, que les imposibilitaba viajar fuera de la localidad.

Luego, la universidad se convierte en una empresa lucrativa, además del sustancioso canon (que debe ser para investigación), se generan importantes ingresos propios por el IDEPUNP, maestrías, doctorados, explotaciones productivas etc. Y dentro de la “Autonomía Universitaria” se decide repartirse las ganancias, sin ningún pudor, con jugosas asignaciones para la “Alta Dirección”.

En este escenario, se desvirtúa la sagrada misión de la universidad; ahora el objetivo es llegar a pertenecer a esa Alta Dirección y ello se consigue en el campo de una feroz batalla política por el Gobierno, en la que se ofertan y demandan conciencias y se consolidan grupos de poder. ¿Cómo remediar esta dramática situación? Revisar el concepto de autonomía universitaria, afinar los sistemas de control del manejo económico, establecer límites razonables a las asignaciones por actividades extraordinarias, etc. Pero por encima de todo, gestar una nueva generación de jóvenes imbuidos de valores incontrastables que no claudiquen ante la tentación de los pillos.

 

DESCARGAR PDF DESCARGAR WORD
 
SUBIR
ACCESO PRINCIPAL