ARCHIVO DE NOTICIAS: UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA
PIURA
2008_JUNIO_19_Jueves
Diario: CORREO
Pág. ZZ
 

AMPLIAR IMAGEN

Los ¿topos? en la UNP

Opinión

Los topos son unos animalitos muy laboriosos que viven bajo tierra, se alimentan, reproducen y son muy recelosos con sus crías. Se levantan muy temprano y sólo salen a la luz de la tierra a buscar algún alimento, para luego regresar a sus madrigueras, porque son súper temerosos, les gusta la tranquilidad y están acostumbrados a vivir sin los ruidos molestos.

Son muy inteligentes, pero a la vez recelosos de los depredadores. Aún en épocas de desastres naturales, como incendios e inundaciones, resisten estoicamente hasta lo imposible, para intentar abandonar sus hogares.

Algo de esto sucede en nuestra Universidad Nacional. Con los escándalos delictuosos que se cometen desde infinitos años, lo que ha causado una gran indignación generalizada en la opinión pública y los medios de comunicación. Nos encontramos en la fauna humana con los ¿topos? en sus tres estamentos, catedráticos, trabajadores y alumnos (lógicamente sin generalizar).

Estos ¿topos humanos? viven en la completa y cojuda indiferencia, ante los hechos consumados. Los profesores y trabajadores, muchos de ellos provienen de las mismas fuentes universitarias, conforme lo sostiene el periodista y profesor Godos Curay en una brillante nota, sobre un viejo perro criado en los lares universitarios. Pero a diferencia del can que vive y recorre el claustro a flor de tierra, el topo, lo hace en la oscuridad y en el subterráneo.

Ellos empezaron desde abajo, unos limpiando las pizarras, como ayudantes de cátedra, y otros barriendo las aulas, sin ninguna discriminación. Empezaron por contrata y luego consiguieron la estabilidad laboral y la jubilación, para asegurar los años viejos. Han podido subsistir ante las diferentes gestiones mafiosas que ahora se descubren, pero que eran vox populi en los pasillos estudiantiles de entonces. 

Unos cuantos también usufructúan parte del poder al haber sido elegidos como decanos de facultad y otros suertudos destacados a la Región Piura, donde ocupan altos puestos de asesores e integrantes de directorios, lógicamente con grandes sueldos, pero apartados de la exclusividad de las aulas universitarias. Estos son los ¿topos? que vencieron el miedo, la incertidumbre, que se adaptaron a la superficie y que conviven con sus cazadores. 

Muchos de ellos escriben notables artículos en los medios y plantean iluminadas tesis sobre desarrollo regional e internacional. Otros murieron en el anonimato por sus denuncias de estos macabros hechos, como el Dr. Antonio Pastor Chávez, que combatió duramente la mediocridad y la corrupción, pero que vibra en el pensamiento de sus alumnos.

Pero hasta la fecha no he escuchado ninguna opinión, denuncia o condena de lo que sucede en nuestra universidad, de parte de estos nuevos intelectuales, salvo ex alumnos que vivieron años que nunca regresarán.

Es tiempo de que estos ?topos? salgan de sus madrigueras, siquiera por un minuto, a respirar el aire contaminado y a olor a podredumbre que rodea a nuestra universidad, que no tengan miedo a los depredadores que están ubicados y que la cacería terminará pronto. De los otros ¿topos? estudiantiles me ocuparé otro día, con mejor ánimo y cuando tenga tiempo.

 

DESCARGAR PDF DESCARGAR WORD
 
SUBIR
ACCESO PRINCIPAL