ARCHIVO DE NOTICIAS: UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA
PIURA
2010_ENERO_14_Jueves
Diario: CORREO
Pág. 02 Opinión

AMPLIAR IMAGEN

EL ALGARROBO DE LA UNP

Rolando Rodrich Sarango

Es una terrible paradoja que la Universidad Nacional de Piura se inunde de concreto gracias a la abundancia de dinero del erario nacional y que, a la vez, sus alumnos no tengan clases porque sus profesores están en huelga porque consideran que no les pagan lo que merecen.

Esto parece importarle poco a sus autoridades ya que, al parecer, el grueso de sus ingresos no proceden de la paga oficial o formal sino de aquella de "ingresos propios", cachuelos y "muertos y heridos", es decir, de la comisión que les dejan los colocadores del concreto.

Yo no sé si necesitarán tanto edificio, tantas aulas porque no es notoria la abundancia de sabiduría o ciencia que requiere donde alojarse. Lo que sí salta a la vista es que va quedando poco espacio para los algarrobos, uno de los cuales se cayó ayer tal vez presionado por el confitillo y el cemento.

Han comenzado este año estrenando nuevo rector y vice rectores, estrenando también la promesa de cambiar la imagen de la universidad, expresión que -suponemos- no se refiere solo a la fachada institucional sino al interior, a la médula del espíritu universitario, tan venido a menos en los últimos años.

Nada garantiza, por ahora, que este nuevo equipo logre ejecutar una gestión libre de la corrupción que caracterizó a sus predecesores. Los hechos irán mostrando si forman o no parte de la misma organización que ha asesinado el alma de una institución donde lo que menos importa es el cuerpo.
No son muchos los depredadores de los valores universitarios, de hecho hay muchos buenos y correctos catedráticos que no participan de la torta del poder. Por eso es que llama la atención la pasividad, indiferencia o complicidad por omisión, de profesores y alumnos para permitir este estado de cosas.

El algarrobo que ha caído ayer, grueso, viejo y leñoso, grafica de alguna manera que lo que tantos años demora en madurar, en construirse dentro de una institución, puede terminar cediendo, perdiéndose, sepultado por otros materiales que las personas creemos que representan el progreso, el avance, el desarrollo. No dejemos que se pierdan los viejos algarrobos de la Universidad Nacional.

 

DESCARGAR PDF DESCARGAR WORD
 
SUBIR
ACCESO PRINCIPAL